Medicina deportiva bajo diagnostico de ecógrafo

Volver a Blog / Noticias

Durante la actividad física los deportistas suelen producirse con bastante frecuencia lesiones del sistema músculoesquelético (SME), tanto a nivel amateur como en profesionales del deporte, siendo de gran utilidad la información obtenida mediante pruebas de imagen para realizar el diagnóstico, determinar la gravedad de la lesión, guiar procedimientos terapéuticos y valorar la evolución o sus eventuales complicaciones, es aquí donde la ecografía y el posterior análisis del profesional evaluador (Médico) juegan un papel fundamental. Para ello es imprescindible conocer la anatomía con sus variantes, utilizar una técnica depurada y un estudio sistemático, valorar las posibles fuentes de error (artefactos, etc.) y por supuesto trabajar bajo una presunción diagnóstica previa.

La ecografía está adquiriendo un papel cada vez más destacado, incrementándose su utilización de una forma progresiva para la valoración del SME. Las ventajas de esta técnica son muchas. Disponibilidad, rapidez, economía, imagen en tiempo real (dinámica, comparativa), ayuda en técnicas intervencionistas terapéuticas, etc. Dado su rendimiento, se recomienda el uso de la ecografía como primera prueba de imagen en el diagnóstico y seguimiento de las lesiones deportivas; si la ecografía no es concluyente se sugiere la evaluación del deportista con Resonancia Magnética (RM). La diferencia de la ecografía frente a la RM, es que la primera permite efectuar estudios dinámicos (Reposo-contracción, flexión-extensión), muy útiles para diferenciar roturas parciales de completas y para valorar subluxaciones o luxaciones (muchas veces reducidas en posición neutra).

La valoración como normal o patológica de un área muscular o tendinosa siempre debe ser puesta en relación con zonas alejadas de la estudiada, o de forma comparativa con el otro miembro.

En términos generales, el momento ideal para la realización de la ecografía está entre 2 y 48 horas tras producirse la lesión muscular. Sin embargo existe cierta tolerancia; así como ante posible patología en los esquitobiales se recomienda realizar la prueba en el menor tiempo posible, mientras que para valorar recto femoral y gemelos se puede posponer la exploración hasta dos o tres días.

Se puede concluir que el trabajo bajo diagnóstico de ecografía garantiza una mayor fiabilidad a la hora de diagnosticar lesiones en deportistas, y de esta manera aplicar un tratamiento más eficiente que garantiza la más efectiva recuperación del paciente, traduciéndose en una ventaja competitiva para el profesional evaluador (Médico) y el paciente.

Fdo. Dr. Juan José Díaz-Munío Carabaza

Comparte en redes sociales

Volver a Blog / Noticias